PRÓFUGO (relato)

Tal algarabía conseguía ponerle aún más nervioso de lo que ya estaba; su familia y allegados festejaban la buena nueva, acercándose a él para tocarlo y besarlo, sin cesar de lanzar proclamas y confiándole mil y un mensajes dirigidos a las distintas deidades. – Mi preciado amigo, no te olvides Leer más…