Desde el Renacimiento nuestra sociedad no ha dejado de cambiar, sorprendiéndonos con constantes avances científicos, culturales y tecnológicos, desterrando esos ancestrales miedos, tan arraigados en lo más profundo de nuestro ser desde tiempos inmemoriales, derrotando definitivamente la oscuridad que durante tantos siglos nos había aterrorizado…

O quizá esa oscuridad sigue ahí, tan presente como siempre lo ha estado, haciendo que creamos que ha desaparecido y volviéndose aún más fuerte de este modo, armada con los mismos miedos, acechante y llena de prohibidos misterios que fascinan a algunos locos como éste que escribe…

Probablemente, si estáis leyendo estas líneas, también sintáis en vuestro interior cierta atracción hacia esa temida y enigmática oscuridad que a mí tanto me inspira…

«Si mucho miras a un abismo, el abismo concluirá por mirar dentro de ti»

Friedrich Nietzche